El arrepentimiento y la remisión (perdón) de pecados.

El arrepentimiento y la remisión (perdón) de pecados.

Luk 24:46  Y díjoles: Así está escrito, y así fué necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; Y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y la remisión de pecados en todas las naciones, comenzando de Jerusalem.

La definición de Dios de todo pecado es la anarquía. La ley mencionada es la palabra, la ley o mandamiento de Dios. El pecado por primera vez en la Escritura es;  Gen 2:16  Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo:

De todo árbol del huerto comerás; Mas del árbol de ciencia del bien y del mal no comerás de él; porque el día que de él comieres, morirás.

Gen 3:1  Empero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo á la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?  Y la mujer respondió á la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto comemos;   Mas del fruto del

árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, porque no muráis.  Entonces la serpiente dijo á la mujer: No moriréis; Mas sabe Dios que el día que comiereis de él, serán abiertos

vuestros ojos, y seréis como dioses sabiendo el bien y el mal. Y vió la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable á los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también á su marido, el cual comió así como ella.

 Así que el pecado tiene dos componentes. Se necesita la ley o mandato de Dios y la persona va en contra de ese comando. La anarquía.

Antes de la ley de Dios fue dada a Israel, vemos que Dios había escrito su ley en la conciencia de toda la humanidad.

Romanos  2:12  Porque todos lo que sin ley pecaron, sin ley también perecerán; y todos los que en la ley pecaron, por la ley serán juzgados: Porque no los oidores de la ley son justos para con Dios, mas los hacedores de la ley serán justificados.  Porque los Gentiles que no tienen ley, naturalmente hacienda

lo que es de la ley, los tales, aunque no tengan ley, ellos son ley á sí mismos:  Mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio juntamente sus conciencias, y acusándose y también

excusándose sus pensamientos unos con otros;

Mateo 7:21  No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos: mas el que hiciere la voluntad de mi Padre que está en los cielos.  Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre lanzamos demonios, y en tu nombre hicimos mucho milagros?  Y entonces les protestaré: Nunca os conocí; apartaos de mí, obradores de maldad. En la anomia griego, quebrantamiento de la ley.

Así que el pecado consiste en no hacer la voluntad o el mandato de Dios, sino la desobediencia a la palabra de Dios en su lugar. El pecado es una transgresión de la ley de Dios o de mando. Se trata de hecho de la rebelión.

Arrepentimiento por otro lado es el opuesto. En griego la palabra metanoia significa cambio de la voluntad o la mente. El cambio de pie de la letra siguiendo nuestra propia voluntad de estar dispuesto a hacer la voluntad de Dios en vez.

Que todos han pecado es bastante evidente para todos. El arrepentimiento es el camino a seguir, pero lo de los pecados que han cometido? ¿Cuál de los pecados que se cometen hoy, mañana? A pesar de que en nosotros no puede hacer nada para quitar nuestros pecados, Dios se ha preparado un camino.

Hablando de la que Cristo venga, Jesús;

Isa 53:4  Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fué por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados: el castigo de nuestra paz sobre él; y por su llaga fuimos nosotros curados.  Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino: mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.  Angustiado él, y afligido, no abrió su boca: como cordero fué llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. De la cárcel y del juicio fué quitado; y su generación ¿quién la contará? Porque cortado fué de la tierra de los vivientes; por la rebelión de mi pueblo fué herido. Y dipúsose con los impíos su sepultura, mas con los ricos fué en su muerte; porque nunca hizo él maldad, ni hubo engaño en su boca. Co todo eso Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole á padecimiento. Cuando hubiere puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada.

Mateo 16:21  Desde aquel tiempo comenzó Jesús á declarar á sus discípulos que le convenía ir á Jerusalem, y padecer mucho de los ancianos, y de los príncipes de los sacerdotes, y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día.

Mateo 26:28  Porque esto es mi sangre del nuevo pacto, la cual es derramada por muchos para remisión de los pecados.

Lucas 24:46  Y díjoles: Así está escrito, y así fué necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; Y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y la remisión de pecados en todas las naciones, comenzando de Jerusalem.

Hechos 10:42  Y nos mandó que predicásemos al pueblo, y testificásemos que él es el que Dios ha puesto por Juez de vivos y muertos. A éste dan testimonio todos los profetas, de que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre.

Jesucristo, el Cordero sin mancha, sin pecado de Dios ha llevado el castigo por los pecados de toda la humanidad de todos los tiempos en su cuerpo, el Verbo hecho carne, en la cruz donde fue crucificado. Él hizo su carne, su vida, una ofrenda por el pecado. Dios estaba en Cristo Jesús reconciliando al mundo consigo mismo.

2Co 5:18  Y todo esto es de Dios, el cual nos reconcilió á sí por Cristo; y nos dió el ministerio de la reconciliación. Porque ciertamente Dios estaba en Cristo reconciliando el mundo á sí, no imputándole sus pecados, y puso en nosotros la palabra de la reconciliación.

A la luz de este gran acto de la gracia en el nombre de Dios, la parte ofendida, ¿qué debemos hacer los pecadores?

Arrepiéntete. Μετανοια en griega, el cambio de la mente, el pensamiento o la voluntad.

Hechos 2:38  Y Pedro les dice: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.

El arrepentimiento es lo opuesto al pecado, la anarquía. Se trata de poner a un lado nuestra propia voluntad a la voluntad de Dios. Estar preparado para seguir la voluntad de Dios que se revela a nosotros en vez de cuestionar y desobedecer.

Mientras la gente común escuchado y obedecido la palabra de Dios a través de Su profeta Juan el Bautista, la escritura culta, a sabiendas de los líderes religiosos racionalizado su camino en rechazar el consejo de Dios. El arrepentimiento es con mucho gusto poner el yugo de Cristo sobre nosotros mismos y después de él.

Su primera orden a aquellos que reciben Su palabra es para arrepentirse para ser bautizados en el nombre del Señor Jesucristo para el perdón, la eliminación de los pecados. Como Saúl fue instruido por Ananías, enviados por Jesús para decirle a Saúl "lo que debe hacer":

Hechos 22:16  Ahora pues, ¿por qué te detienes? Levántate, y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre.  (Jesús)

Tenemos la promesa de que si nos arrepentimos y obedecemos al ser bautizado en el nombre de Jesús para el perdón de los pecados que recibiréis el don gratuito del Espíritu Santo. ¿Qué estamos esperando?

 

Colin Thompson, Fuengirola, España.

Comentarios bienvenidos por correo electrónico a colin@followingjesuschrist.co.uk

Otros materiales en el sitio en http://www.followingjesuschrist.co.uk/